img-casosclinicos-dolorlumbar

Dolor lumbar (Caso Clínico)

Paciente de 70 años

  • Acude a consulta por dolor lumbar de un mes y medio de evolución asociado a un esfuerzo.
  • El dolor se manifiesta especialmente en el lado izquierdo, no hay irradiación ni síntomas hacia miembros inferiores.
  • No hay dolor en reposo, aumenta al iniciar una actividad y con los giros.
  • Por las mañanas se encuentra peor, con el paso del día sus síntomas van mejorando.

Estuvo dos semanas tomando antiinflamatorios y le mejoró un poco la intensidad del dolor. Le han realizado una radiografía y una densitometría con diagnóstico de artrosis lumbar y osteoporosis.

Toma medicación para el colesterol. Como actividad física, practica bicicleta y da paseos. Como antecedentes personales relevantes, tuvo una fractura de fémur tras un golpe hace 30 años, resultando de ello una dismetría en piernas y portando un alza en pierna izquierda de 5 centímetros.

A la exploración física, presenta una flexión y una extensión completas sin reproducir dolor. Sin embargo, tanto las rotaciones como las lateroflexiones son subtotales ya que reproducen su dolor lumbar izquierdo y le limitan, especialmente las que se dirigen al mismo lado. Muscularmente tiene hipertonía en musculatura erectora de columna (mayor en lado doloroso) y en musculatura glútea bilateral. La palpación no reproduce su dolor, sí tiene dolor local en algunas zonas, pero no es su dolor habitual.

Nuestros objetivos para el tratamiento son:

  • Disminuir el dolor.
  • Recuperar la movilidad, libre de dolor.
  • Disminuir hipertonicidades existentes.
  • Enseñar pautas domiciliarias y ejercicios para realizar durante el tratamiento.
  • Consejos y recomendaciones para prevenir futuras posibles molestias en la zona.

Para ello utilizamos durante la sesión distintas técnicas, movilizaciones lumbares en distintas posiciones para reproducir y modular su respuesta dolorosa, técnicas de inhibición de puntos gatillos activos en musculatura paravertebral, masoterapia de descarga lumboglútea.

Al reevaluar, la amplitud de movimiento libre de dolor ha aumento y la intensidad dolorosa es menor. Enseñamos ejercicios domiciliarios para mantener lo conseguido hasta la siguiente sesión. Utilizamos técnicas de electroterapia como son las corrientes analgésicas tipo TENS y la magnetoterapia.

En las siguientes sesiones el paciente cada vez se va encontrando mejor, su dolor es más infrecuente y en posiciones más forzadas. Aumentamos la cantidad de ejercicios que debe realizar en domicilios y damos pautas de higiene y economía postural para evitar recidivas futuras.

El paciente evoluciona favorablemente en desde la primera semana hasta la resolución total de su dolor a la cuarta semana de tratamiento.

En la reevaluación final el paciente no presenta dolor alguno en los movimientos que previamente lo eran, disminución de hipertonicidad y remisión de síntomas en su día a día.

Proponemos actividades para realizar por cuenta ajena con un fin preventivo.

Acerca del Autor : daVIDA Admin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
×
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarle?

COMIENZA A ESCRIBIR Y PRESIONA INTRO PARA BUSCAR